Parece arriesgado afirmar que Cercedilla alberga aún lugares desconocidos y sin embargo esto ocurre con la Colonia de Camorritos. Pasear por sus calles es hacerlo entre los pinos silvestres y robles rebollos que decoran sus jardines, al pie de uno de los lugares más hermosos de toda la Sierra de Guadarrama, como es el hueco de Siete Picos.

Este lugar, que fue conocido como la “Colonia de oro”, ha conocido entre sus habitantes a personajes de la altura de Emilio Botín o Esther Kóplowitz.

Caminar por Camorritos es también poder admirar las obras de algunos de los más prestigiosos arquitectos del S.XX, entre los que destacan José María Rivas Eulate o Durán de Cottes, que albergaba una gran pasión por la construcción geométrica, dejando buenas muestras de ello en esta colonia, como son su propia casa con forma de octógono o su famosa casa de tres torres, que es exactamente igual desde cualquier ángulo desde el que se mire. También tendremos la oportunidad de admirar en esta ruta guiada una de las obras menos conocidas del famoso artista canario César Manrique, como es su primera obra arquitectónica, donde ya esboza las líneas maestras de su admirada obra posterior que desarrolló en las islas.

Tranvia-cotos-pto-navacerrada

Al andar por Camorritos podremos descubrir mucho más, no en vano allí se alojó una buena parte de la élite socioeconómica y cultural del país. Descubriremos los lugares de veraneo de ilustres médicos como Gonzalo Rodriguez Lafora (que tiene un hospital dedicado en la carretera de Colmenar Viejo) y que fue discípulo del mismísimo Ramón y Cajal, o a Pedro Caba,  historia viva del S.XX, que fue presidente de la Organización Mundial de la Salud, médico de ilustres personajes históricos y en cuya casa se constituyó uno de los partidos políticos de nuestro país.

Tenemos la inmensa suerte de que éste último se encuentra aquí este verano y puede, como ya ha hecho en otras ocasiones, que nos abra las puertas de su casa y nos permita deleitarnos con su maravillosa biblioteca y su interesantísima conversación salpicada de jugosas anécdotas.

Estos y otros más son los tesoros que alberga Camorritos y que nos encantaría enseñarte ¿Te animas a seguir descubriéndolos con nosotros?

Colonia de Camorritos