Camino de Santiago en Madrid

El Camino de Santiago de Madrid revela un sinfín de maravillas por explorar. Conecta la metrópoli española con el Camino Francés en las cercanías de Sahagún, atravesando lugares emblemáticos como Segovia y Valladolid.

Ascenderemos la sierra de Guadarrama por el paso de la Fuenfría, alcanzando los 1.796 metros sobre el nivel del mar, el punto más alto de todas las rutas jacobeas en la península ibérica.

Esta ruta está repleta de encantos, ofrece momentos de soledad y está meticulosamente señalizada, lo que ha llevado a un incremento anual en el número de peregrinos que la recorren.

¿QUE HACER EN LA SIERRA DE GUADARRAMA?

Siente el Camino

Embárcate en la aventura de tu vida y descubre la riqueza histórica, los encantadores paisajes rurales y la serenidad del Camino de Santiago de Madrid.

Camino_de_Santiago_de_Madrid_Etapa-1
Icono-camino-de-Santiago

Etapa 1
Madrid – Tres Cantos

25,2 km dificultad 1/5

Etapa-2-Tres-Cantos-Manzanares-el-Real-camino-de-Santiago
Icono-camino-de-Santiago

Etapa 2:
Tres Cantos – Manzanares el Real 

25,3 km dificultad 2/5

Etapa-3-Manzanares-el-Real-Cercedilla-CSM
Icono-camino-de-Santiago

Etapa 3
Manzanares el Real – Cercedilla

20,4 km dificultad 4/5

Camino-de-Santiago-Madrid-Etapa-4-Cercedilla-Segovia
Icono-camino-de-Santiago

Etapa 4
Cercedilla – Segovia

30,2 km dificultad 4/5

Camino de Santiago de Madrid + información

El Camino de Madrid representa la vía de peregrinación que conecta la capital española con Sahagún, donde se une con el Camino Francés tras un trayecto de 323 km que se puede completar en 12 o 13 días. Esta ruta, antes considerada de menor relevancia, ahora cuenta con una excelente señalización y una infraestructura adecuada para los peregrinos. Esto, sumado a sus notables atractivos históricos y naturales, ha contribuido a que cada vez sea más popular y frecuentada por caminantes y ciclistas.

Trazado y señalización

El Camino de Santiago de Madrid es menos concurrido, excepto durante los meses de vacaciones. Transita por áreas rurales y pueblos pequeños que invitan a caminar en calma, sin prisas ni agobios, lo que lo convierte en una opción ideal para los peregrinos que buscan evitar las rutas masificadas (aunque esta tranquilidad suele romperse al llegar a Sahagún). Es la ruta que deben seguir los peregrinos de Madrid y sus alrededores que elijan hacer el camino de manera tradicional, partiendo desde sus hogares, ya sea a pie o en bicicleta. Sin embargo, también está siendo utilizada por caminantes de diversos países que llegan al aeropuerto de Madrid-Barajas y descubren que esta agradable ruta les llevará al Camino Francés en 12 o 13 jornadas, y necesitarán otras tantas hasta llegar a Santiago de Compostela, lo que totaliza aproximadamente un mes de viaje, un período habitualmente dedicado a estos fines por muchos peregrinos experimentados de diversas nacionalidades.

El trazado del Camino de Madrid mayormente sigue pistas y senderos de tierra, con pocos tramos de asfalto o aceras (exceptuando la travesía por la ciudad de Madrid y los tramos urbanos de otras poblaciones). En la comarca de Tierra de Pinares, caminaremos a menudo sobre un lecho de arena fina que recuerda a las pequeñas dunas de las playas; en este terreno, nuestros pies se hundirán ligeramente, lo que puede causar sobrecargas o lesiones. Lo mejor en estos tramos será caminar con ligereza, buscando la superficie más compacta y sin forzar el paso.

Según nuestra experiencia en 2017, la señalización es buena en general: encontraremos las típicas flechas amarillas pintadas, así como señales en azulejos y varios tipos de mojones (de piedra granítica, hormigón, acero inoxidable, etc.), cuyos diseños suelen variar según la provincia o comunidad autónoma. Incluso en la ciudad de Madrid, hay flechas pintadas, aunque solo a partir de la plaza de Castilla. Siempre que estemos atentos y sigamos el rastro de las flechas, será difícil perderse en esta ruta.

Resulta innegable que, si atendemos a su recorrido y señalización actuales, estamos ante un camino joven, pues fue recuperado a partir de 1996 por la Asociación de Amigos de los Caminos de Santiago de Madrid, y durante estos últimos años ha sido señalizado gracias al esfuerzo de las asociaciones de Madrid, Segovia, Valladolid y Medina de Rioseco.

La utilización de este camino como ruta jacobea se remonta al siglo XII, el Siglo de Oro de las peregrinaciones, una vez repobladas las comarcas al sur del Duero. Fue en esos tiempos cuando se erigió en el núcleo medieval de la incipiente villa de Madrid una iglesia dedicada al apóstol Santiago, donde los peregrinos recibían la bendición y partían hacia Compostela. El número de usuarios de esta ruta se incrementaría después de 1561, una vez el rey Felipe II convirtió Madrid en sede permanente de la Corte en substitución de Toledo.

Aquel templo original fue demolido en 1810 durante la ocupación napoleónica para ampliar la plaza de Oriente, tras lo cual sería reedificado en las inmediaciones pero en estilo neoclásico; hoy dicha iglesia de Santiago y San Juan Bautista en pleno centro de Madrid sigue siendo el punto habitual de partida de este camino, donde nos entregarán una credencial específica del mismo y nos pondrán el primer sello.

El actual Camino de Madrid pretende recuperar algunas rutas que habían perdido su uso tradicional, tales como las cañadas utilizadas durante siglos para la trashumancia del ganado de la Meseta y también por los segadores gallegos, cuadrillas de jornaleros que cada verano se desplazaban a pie, con su hatillo y su hoz, desde Galicia hacia los pueblos de las dos Castillas para trabajar en la recogida del trigo; aquellos temporeros que se dirigían al sur atravesaban la sierra de Guadarrama por el puerto de la Fuenfría, siguiendo el trazado de una calzada romana bimilenaria. Los segadores y los pastores continuaron utilizando dicha calzada, en ambos sentidos, hasta hace apenas 60 años, y ahora esta ruta por la Fuenfría retoma sus raíces gallegas al ser de nuevo la escogida por los peregrinos en nuestro caminar hacia Santiago.

Poblaciones distancias y servicios

El trayecto desde Madrid hasta Sahagún, excluyendo las posibles desviaciones, abarca una distancia de 323 km. Desde este punto, restaríamos 358 km por el Camino Francés hasta Santiago de Compostela, lo que suma un total de 681 km desde Madrid hasta Santiago (recordemos que desde Roncesvalles hasta Santiago son 755 km, lo que significa una diferencia mínima tanto en distancia como en días de camino).

En nuestra guía hemos dividido el recorrido de Madrid a Sahagún en 13 etapas, lo que resulta en un promedio de 24,8 km por día (sin embargo, esta división es meramente orientativa, ya que cada persona puede ajustar el número y la longitud de las etapas según su condición física y sus intereses individuales). Siguiendo esta distribución, la etapa más larga sería de 33,3 km, mientras que la más corta sería la última, con apenas 19,2 km. En bicicleta, este camino hasta Sahagún se puede completar fácilmente en 4 jornadas, aunque esto también puede variar según las habilidades de cada ciclista.

El tramo de Madrid a Sahagún atraviesa 35 localidades, lo que resulta en una distancia media entre poblaciones de 9,2 km, evidenciando que estamos en un camino que atraviesa regiones rurales con escasos núcleos de población.

Es importante destacar que este camino cuenta con tres tramos bastante largos sin poblaciones ni servicios intermedios: el recorrido completo de la etapa principal desde Cercedilla hasta Segovia (30 km por caminos y senderos de montaña), el tramo entre Villeguillo y Alcazarén (17,3 km sin ningún servicio intermedio ni fuentes ni bares) y el tramo entre Alcazarén y Valdestillas (15,9 km también sin servicios).

Los servicios específicos de cada localidad están resumidos en las pestañas desplegables de esta guía; sin embargo, es importante tener en cuenta que a partir de Segovia, pasaremos por muchas poblaciones pequeñas, algunas con menos de 100 habitantes, donde no siempre encontraremos un bar o una tienda para abastecernos, y cuyo horario a veces no coincidirá con nuestra llegada. En cuanto a las fuentes a lo largo del camino, solo las encontraremos en las plazas de algunos pueblos, pero rara vez durante el recorrido, por lo que siempre es recomendable llevar suficiente agua, especialmente en verano.

Es fundamental tener en cuenta estos aspectos logísticos y de abastecimiento a lo largo del camino para planificar adecuadamente la ruta y garantizar una experiencia segura y placentera para los peregrinos. Además, es importante estar preparados para los tramos más largos sin servicios intermedios, llevando consigo suficiente comida y agua para cubrir estas distancias.

A pesar de estos desafíos logísticos, el Camino de Madrid ofrece una experiencia única y gratificante para los peregrinos, con paisajes impresionantes, riqueza histórica y cultural, y la oportunidad de disfrutar de la paz y tranquilidad que ofrecen las zonas rurales. Es una ruta menos transitada que permite una conexión más íntima con la naturaleza y con uno mismo, ideal para aquellos que buscan una experiencia de peregrinación auténtica y alejada de las multitudes.

Con la planificación adecuada y una actitud abierta y receptiva, el Camino de Madrid hasta Sahagún promete ser una aventura inolvidable para todos aquellos que se aventuren a recorrerlo, ya sea a pie o en bicicleta.

Reserva

Reserva y confirma tus etapas del Camino, los traslados y el servicio de envío de mochila entre etapas.

Credenciales

Dónde puedes sellar y recoger tu credencial como peregrino.

Consejos y buenas prácticas

Descubre los mejores consejos antes de comenzar con tu camino y haz de esta una experiencia inolvidable.

Más servicios que ofrecemos

Alojamientos

Nos encargamos de ofrecerte alojamiento en todo el recorrido de tu Camino de Santiago en Madrid

Traslado al punto de inicio

Ahórrate el dolor de cabeza de organizar tu llegada al inicio de tu Camino.

Transporte de mochilas

¡Quítate un peso de encima! Te llevamos la mochila hasta tu siguiente alojamiento en todas las etapas.

Icono-camino-de-Santiago

Un camino con mucha historia

Una crítica común de aquellos que aún no han explorado esta ruta es que, al ser menos conocida, podría carecer del renombre o del encanto de otros caminos jacobeos más transitados. Sin embargo, esto es un error garrafal: pronto nos daremos cuenta de que el Camino de Madrid es un verdadero tesoro de rutas históricas, ya que sigue el trazado de antiguos caminos utilizados desde tiempos remotos por diversas culturas y comunidades, incluyendo celtas, vacceos, romanos, visigodos, árabes, mozárabes, repobladores astur-leoneses, reyes con sus cortejos itinerantes, tropas de distintos ejércitos, pastores con sus rebaños, comerciantes, jornaleros procedentes de Galicia y, por supuesto, numerosos peregrinos en su camino hacia Santiago de Compostela.

Es innegable que, en términos de su trazado y señalización actuales, estamos frente a un camino relativamente joven, ya que fue recuperado a partir de 1996 por la Asociación de Amigos de los Caminos de Santiago de Madrid, y en los últimos años ha sido marcado gracias al esfuerzo conjunto de las asociaciones de Madrid, Segovia, Valladolid y Medina de Rioseco.