Este año el otoño se ha rezagado, pero ya está en pleno apogeo. Con las primeras lluvias los colores se intensifican y el monte comienza a tener ese halo mágico con sus dorados, rojos y amarillos. El olor del bosque en otoño también es muy característico, la caída de la hoja deja en el aire un aroma agridulce muy reconocible. El paisaje se completa además con el brote de esos “curiosos seres” que no son plantas, ni árboles, ni arbustos…son los hongos y setas que sólo en épocas lluviosas cubren el suelo del bosque.

Para celebrarlo la Sierra de Guadarrama, año tras año, celebra las Jornadas Micológicas que tan buena acogida tienen siempre. Expertos biólogos y micólogos acompañan a quienes quieren pasear y aprender a reconocer las diferentes especies micológicas. También descubren la importancia de su labor para el ecosistema, ya que hongos y setas llevan a cabo una función de limpieza del suelo, absorben las partículas de los residuos orgánicos -detritus. Por eso es muy importante concienciarse sobre la conservación de esta especie y realizar una recogida, adecuada y sostenible. Porque tampoco sirve coger setas y hongos de cualquier manera: los expertos saben cómo hacerlo para que no ocasione daños al ecosistema.

Una vez identificadas las setas que son comestibles y recogido en su justa medida, sin perjuicio del entorno natural, en las Jornadas Micológicas también se disfruta de su sabor. También muy característico y especialmente delicioso. El chef que habitualmente nos acompaña, ofrece unas recetas que se degustan en el momento y que hace que todos nos chupemos los dedos.

Ha llegado el momento. Os iremos informando de todas las propuestas que contienen las Jornadas Micológicas, pero de momento, si necesitáis guardar fechas, os contamos que concretamente en Cercedilla serán los fines de semana del 28 de octubre al 3 de diciembre.

Más información sobre las Jornadas Micológicas en la Sierra de Guadarrama aquí.